Queso fresco casero Receta ligera de valor nutritivo

Esta receta es una opción ligera que podemos preparar en casa de forma sencilla, a la que podemos también con creatividad, añadir otros ingredientes para hacerlo más sabroso y atractivo.

El queso fresco destaca por lo versátil que es en la cocina, por su alta capacidad nutritiva, así como por su bajo contenido en grasa en comparación con otros quesos. Además suele ser muy bien aceptado por los niños debido a su sabor suave y poco ácido. Su sabor es distinto al industrial y de mejor textura.

Es un queso muy rico y cremoso ideal para untar en pan y arepas, comer como un yogurt con frutas y miel y usar en las ensaladas. Además lo podemos usar en recetas al horno como en las tartas de queso.

Ingredientes

  • 1litro y 1/2 de leche entera o semi-descremada fresca (la que encuentras en las neveras de los supermercados)
  • 400 ml de yogurth natural
  • ½  limón (opcional)
  • 2 cucharadas de nata (opcional)

Preparación

Poner la leche a calentar a fuego medio/bajo en una olla donde la leche no sobrepase la mitad de su altura. Comenzamos a calentar la leche a fuego lento removiendo constantemente para evitar que la leche se queme, en el momento que casi empieza a hervir, formándose como una gran burbuja, agregamos el yogurt (opcionalmente unas gotitas de limón y las 2 cucharadas de nata) y continuamos revolviendo. La leche se cortará y se empezará a formar una mezcla grumosa, separándose una parte sólida de la líquida. Removemos unos 5 minutos más y lo retiramos del fuego.

Esperar que se enfríe un poco durante 10 minutos. Utilizamos un colador de tela (de gasa como la de los pañales de bebe) para retirar el líquido sobrante, que lo podemos usar sobre un colador normal para hacer la forma de queso redondeado o podemos darle forma dentro de un recipiente de plástico. Se deja bien prensado hasta el día siguiente a temperatura ambiente y ya está listo para comer.

Queso casero colador

Podemos ser creativos y hacerlo más divertido o colorido agregándole sal, pimientas o especies, frutos secos, etc. Queda a tu imaginación.

El queso fresco y su valor nutritivo

La leche está compuesta por un 90% de agua, reduciéndose el porcentaje a  aproximadamente un 70% en el queso fresco, haciendo que sus nutrientes se concentren destacándose proteínas de alto valor biológico, calcio de fácil asimilación y también minerales tales como el magnesio, fósforo y vitaminas del grupo A, B y D. Siendo la cantidad de grasa variable en función del tipo de leche y de si se le añade nata y azúcar.

El queso fresco se destaca por su bajo contenido en grasas comparado con otros quesos.

Es importante destacar que el procedimiento de preparación de este queso denominado coagulación ácida, provoca que la lactosa que es el azúcar que contiene la leche, se convierta en ácido láctico, transformando las proteínas lácteas en compuestos más simples y por lo tanto mucho más fácil de digerir por nuestro organismo.

Prueba el queso con frutas, frutos secos y un poquito de miel, úsalo en las ensaladas y para untar en panes y pancakes, aquí una recata de pancakes de plátano y aguacate a las que unté con este queso, una delicia!

Pancakes de plátano y aguacate
Receta pancakes de plátano y aguacate
Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s